Usted está aquí

Reflexionamos sobre "Prostitución" en el Teatro Español

13/02/2020

"Prostitución", el espectáculo que nace en la calle y trae sobre el escenario historias de mujeres en Madrid y Barcelona que se encuentran en situación de prostitución. Con textos y testimonios de Virginie Despentés, Amelia Tiganus, Juan Cavestany, Ana María, Isabela, Lucía, Alexia, Alicia y la Sra. Rius.

Prostitución, una obra de teatro del director Andrés Lima, tiene las entradas agotadas en el Teatro Español hasta el final de sus pases, el 23 de febrero. Este espectáculo, basado según sus propios autores en un proceso de exploración sobre la prostitución, se convierte en un espacio en el que se plantean muchas preguntas sobre nuestra visión como ciudadanía y como seres humanos. 

"El espectáculo nace en la calle y  se mueve hasta el escenario. El espectador vive esta experiencia. Deseo, necesidad, secreto, violencia, ternura, dolor, placer,  compañía, pagar por sexo, cobrar por sexo. La  experiencia de la prostitución, ponerse en su lugar, subirse a sus tacones, correr el riesgo, comprender."

Rosa Otero, psicóloga del Programa O'Cambalache de atención a mujeres en situación de prostitución y/o víctimas de trata en Granada comparte a continuación su visión sobre la obra: 

"Hace ya un ratito que salimos de ver Prostitución y sigo sin encontrar las palabras exactas para definir qué se ha movido dentro de mí y qué he vivido entre las paredes del teatro. Quizá porque cuando ves a Carmen Machi, a Nathalie Poza y Carolina Yuste, las ves a ellas y a las otras chicas que has encontrado por el camino y con las que has compartido tantas conversaciones. Quizá te remueve porque ese acento no es de una persona cualquiera si no porque para ti tiene nombre y apellidos. O quizá te duele tanto porque esa violación también te la ha contado ella, pero no fue primero un cliente si no si padre, su tío o su abuelo. Y luego fue el cliente, claro. En realidad, es una violación cada vez que sube a esa habitación en ese club o a ese coche en ese polígono. Y darse cuenta de que la vulnerabilidad se esconde en muchos disfraces, incluido el de la femme fatal que hace su papel porque ‘hacerse al señor’ es la única opción para dar dignidad a la vida de sus hijos o hijas".

Fundación Cruz Blanca considera que es necesario vivir en una sociedad más justa y solidaria, basada en valores de igualdad. Una sociedad en la que las relaciones entre hombres y mujeres se rijan por la equidad y el acceso igualitario a los derechos y oportunidades. En definitiva, queremos una sociedad en la que cada uno/a pueda elegir su propia vida en función de sus intereses y deseos y no en función de su pertenencia a uno u otro sexo. Pero la realidad en la que trabajamos cada día, nos indica que las mujeres que ejercen prostitución están en una situación de vulnerabilidad extrema, expuestas a riesgos para su salud, tanto física como mental, expuestas a agresiones, robos, violaciones, sean o no víctimas de trata. Además, están excluidas del disfrute efectivo de muchos de los derechos que, como personas, les corresponden. La realidad que vemos cada día nos muestra que existe una relación muy estrecha entre prostitución y pobreza y exclusión social. Por eso, trabajamos con ellas. Entendemos que hay que estar a su lado y acompañarlas en su proceso de incorporación social plena, sin pedir nada a cambio, sin juzgar sus opciones o decisiones, entendiendo que ellas no tienen tantas posibilidades entre las que poder elegir como otras personas. 

Por eso, cada dia, desde Fundación Cruz Blanca también "nos ponemos en sus tacones". 

Financiador relacionado

Financiadores